Agua potable v/s agua embotellada: mitos y verdades

El agua embotellada se ha popularizado en todo el mundo con la premisa de ser más saludable, más práctica y tener un mejor sabor que el agua potable. Sin embargo, ¿es realmente así? En este artículo encontrarás las claves.

El agua embotellada y su impacto

A diferencia del agua potable, la fabricación y embotellamiento del agua implica procesos que son altamente contaminantes y muchísimo más costosos que obtenerla directamente de la llave. Sin ir más lejos, en Estados Unidos cada año la producción de botellas plásticas requiere tanta energía y recursos (entre ellos, agua y petróleo) como para alimentar a un millón de automóviles, sumándose a los costos de exportación.

Por otra parte, una vez utilizadas las botellas plásticas, el 80% de ellas es arrojado directamente a la basura, generando toneladas de material contaminante que no se puede reciclar. Por otro lado, diversos estudios han demostrado que el agua embotellada contiene contaminantes derivados del plástico, que pueden ser nocivos a largo plazo para la salud.

Mitos y verdades sobre el agua potable

Existen muchas afirmaciones sin fundamento respecto al agua potable de llave, siendo, muchas veces, fomentadas por las propias compañías que se encargan de vender agua embotellada. De hecho, aunque suene imposible, el agua potable es su principal competencia.

1. El agua embotellada es mas «pura» que el agua potable

Para nada. En un informe al respecto se aseguró que casi la mitad de las aguas envasadas que consumimos provienen de la llave. De hecho, marcas como Pepsi o Nestlé se vieron obligadas a modificar sus etiquetas. Como verás, la imagen del manantial en el empaque no es real.

2. Nadie sabe que tiene el agua potable

Esto es falso. De hecho, el agua potable está mucho más regulada que el agua envasada y se la analiza con más frecuencia. Aún así, su calidad puede variar según la zona.

3. El cloro en el agua es dañino

Falso. Luego de años de investigación, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cloro en el agua puede tener riesgos mínimos, pero no son superados por los beneficios que genera para desinfectar el agua.

4. Es posible que el agua potable contenga residuos nocivos

Es probable, aún así, generalmente son proporciones ínfimas que no afectan a la salud. Cabe agregar que el agua embotellada no está libre de poseer contaminantes. Como ya vimos, distintos estudios afirman que también puede contener residuos de plástico, hormonas e incluso nicotina.

5. El agua embotellada tiene mejor sabor

No necesariamente. Tratándose del gusto, muchas veces no hay diferencia. En una prueba hecha por la Universidad de Boston, solo un tercio de los participantes detectaron cuál era agua del grifo y cuál no.

Si bien hay regiones del planeta donde el agua potable no puede consumirse debido a su contaminación, la producción y consumo de agua embotellada tiene un terrible impacto ambiental, además de ser muy costosa. Esto se podría mejorar a través del uso de purificadores de agua, envases retornables o al invertir en mejorías para los sistemas de agua potable. Así, ahorrarías dinero en tu hogar o negocio y cuidarías el planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *