Agua purificada, un servicio de calidad

Los mejores restaurantes, hoteles y cafeterías del mundo ofrecen el servicio de agua purificada a sus clientes. Hoy esto es posible gracias a los cómodos dispensadores italianos Blupura que entregan agua fría, con o sin gasificación, y que se instalan directamente a la cañería de agua potable.

Entorno al Vino está detrás de la importación y representación en Chile de los dispensadores de agua Blupura, un producto de origen italiano. El objetivo de la empresa es mostrar al mercado nacional el enorme beneficio que ofrece un servicio de agua purificada: es de fácil instalación y manipulación; existe ahorro de costos comparados con el agua embotellada; y el nulo espacio de bodegaje que ocupa gracias a su directa conexión con la cañería de agua potable, entre otras cualidades.

Para comprobar la experiencia de los clientes que han optado por instalar en sus locales un equipo Blupura, Aldo Fossa por ejemplo, dueño de Cafetería Chiaroscuro, ubicada en Mall Costanera Center, señaló: “hace seis meses que tengo Blupura, tomé la decisión porque quería dar valor agregado al servicio. El equipo permite servir agua purificada de buena calidad, con y sin gas, a la temperatura adecuada, ideal para limpiar profundamente las papilas gustativas y preparar el paladar para degustar el café un café con buena acidez se complementa bien con agua soda, costumbre arraigada en la cultura italiana, donde es común que sirvan juntos estos dos elementos… El interés de la cafetería es asimilar esta tradición”. El empresario agregó también que “otro de los beneficios de la máquina es el reducido espacio que ocupa, versus la cantidad de bidones y botellas de agua mineral que teníamos almacenadas en nuestra pequeña bodega, o en el refrigerador para mantenerlas frías”.

Otro aspecto que destacó de las bondades de tener un equipo Blupura en Cafetería Chiaroscuro, es que “siempre había pérdida de agua con los bidones, ahora hay ahorro directo, asociado al costo del agua soda o mineral que a diario debíamos comprar”. Como el kilo de CO2 rinde 150 litros de agua y el filtro se cambia cada seis meses, Aldo Fossa calcula que la inversión la recuperará en un año. Hoy, con el servicio de agua purificada de Blupura en Chiaroscuro, la cantidad de clientes que antes no bebía toda el agua ha disminuido… por algo será.

La experiencia Culinary

En agosto de este año, el Instituto Profesional Culinary abrió una nueva y moderna sede donde se imparten las carreras de administración hotelera; administración de negocios de la industria del vino; y dirección y producción de eventos. Como parte de la capacitación de sus alumnos, Culinary implementó con cavas de vinos (también importadas por Entorno al Vino) y todos los elementos necesarios para los talleres. Con la idea de incorporar equipamiento de última generación que fuera útil a las carreras y a los futuros profesionales del área, se optó por adquirir la máquina Blupura. Felipe de Pablo, jefe de la carrera de Administración Hotelera y Administración de Negocios de la Industria del Vino de la institución, indicó que “la decisión de incorporar una máquina Blupura con agua purificada es porque ofrece un producto de calidad, sobre todo en las clases de cata de vinos, donde los alumnos prueban hasta seis cepas diarias y el consumo de agua gasificada es abundante. Para esta clase antes se requería tiempo para comprar el agua envasada, retirar las botellas de la bodega y enfriarlas previamente; además los profesores no siempre contaban con el tiempo suficiente para realizar esta labor”.

En Culinary, los instructores que dictan las asignaturas hablan muy bien del equipo: el agua que entrega es filtrada y neutra, limpia el paladar y no otorga sabores o aromas no deseados al vino, permitiendo apreciarlo en su magnitud. “La temperatura también es importante, dado que algunas catas necesitan agua más fría. Además el agua tiene buen nivel de gas, para limpiar el paladar y lograr una buena cata de vinos. Lo otro es que la máquina Blupura es fácil de usar, se instala con una conexión eléctrica de 220v, no ocupa mucho espacio y posee filtro intercambiable. Un tema no menor a considerar es la disminución de la cantidad de basura que generan los envases, con lo que aportamos también como institución a la sustentabilidad”, explicó Felipe de Pablo.

La idea de esta nueva sede es marcar el sello de calidad de Culinary. Por ello ha proporcionado a sus alumnos equipos como Blupura, que hoy están a la vanguardia en la industria gastronómica.

Texto: Ricardo Hurtado Morcom
Fuente: Revista Chef & Hotel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *